Navigation

Punto de mira en los alumnos y programas destacados

Coordinación de Diseño de Desarrollo Residencial

Flor, arquitecta en su país natal, Guatemala, llegó a los Estados Unidos hace 6 años. Desde que ella y su familia se asentaron en Nuevo México, ha tenido como meta ejercer su profesión en este país. En 2019, se matriculó en CNM y después de superar desafíos y obstáculos, solo le faltan 4 clases para graduarse con un certificado de Coordinación de Diseño de Desarrollo Residencial

Conozcan cómo ha sido su experiencia en CNM.

¿Qué clases ha tomado en CNM y está tomando actualmente?

He estado tomando clases en CNM desde el otoño de 2019. Comencé tomando una clase de computación en español, así como una clase de ESOL. Después de tomar algunas clases de ESOL para mejorar mis habilidades de inglés, comencé a tomar clases para completar el programa de Certificado de Coordinación de Diseño de Desarrollo Residencial. Hasta la fecha, he tomado 5 clases de arquitectura y tengo 4 más pendientes.

¿Cuál ha sido su experiencia en CNM?

Al principio, no sabía nada sobre cómo empezar y cómo solicitar becas. Cuando iba a CNM, me enviaban a varios departamentos. Me sentía como si estuviera por todas partes, muy perdida. Entonces conocí a la directora del Programa Bilingüe de CNM y ella se tomó el tiempo de explicarme y trabajar conmigo paso a paso. También me ayudó a solicitar una beca.

La beca Book and Advantage ha sido de gran ayuda. Sin esta ayuda de CNM, no podría seguir estudiando. Me siento comprometida a sacar buenas notas y a aprender todo lo que pueda.

He aprendido tanto; muchas cosas de las que no tenía ni idea. Las clases de ARDR me han enseñado mucho sobre diferentes programas de software que puedo utilizar. Mis instructores y el asesor del departamento también han sido de gran ayuda. Me impulsan y me orientan cuando lo necesito. El apoyo que recibo me ha llevado hasta donde estoy. Al principio, tenía miedo y era tímida, pero mis instructores me animan y me contactan constantemente. Mis instructores también trabajan conmigo para mejorar mi nivel de inglés, que es un verdadero desafío para mí, y esto me ayuda a aumentar mi confianza. Me hace sentir bien.

Cuando llegué a este país, mi prioridad era trabajar, pero proseguir una educación en este país estaba en mi corazón. Cuando tomé la decisión de matricularme en la escuela unos años después, fue una sensación increíble. Entonces fui a CNM y poco a poco empecé a entender el sistema.

Al estar de nuevo en las aulas y con todos los edificios hermosos, los profesores amables, me sentí acogida. Pero se me hizo un poco difícil y recuerdo que me ponía nerviosa cuando entraba en un salón de clases. No ha sido fácil y me ha costado mucho esfuerzo, pero estoy muy contenta y motivada.